¿Reverberación o eco?

Explicando el eco... eco... eco...


Uno de los puntos que más confusión genera dentro de la acústica es la diferencia entre reverberación y eco. Es demasiado común encontrarnos con personas, incluso dentro del ámbito del audio profesional, que no tienen clara la diferencia entre estos dos términos.

En primer lugar debemos saber que cuando se genera una onda sonora, esta energía empieza a propagarse a través de un medio. Este medio por lo general es el aire y, conforme la onda va viajando, la amplitud de la onda va decreciendo. Por esta razón un sonido se escucha más tenue conforme la distancia es mayor.

Ahora, cuando la onda sonora choca con un medio distinto, por ejemplo una pared, parte de la energía de la onda se reflejará, parte se absorberá y parte se retransmitirá hacia el otro lado de dicha pared (la energía no se crea ni se destruye...). La onda reflejada es lo que generará un efecto de "eco" o repetición. Este fenómeno es evidente cuando generamos un sonido fuerte a cierta distancia de una pared grande y en un espacio abierto, por ejemplo, una cancha de frontón al aire libre o una barda grande en la calle. Escucharemos una repetición del sonido que generamos una fracción de segundo después. Algunas personas le llaman a esto "rebote", sin embargo este término no es el más adecuado en términos de ingeniería, "reflexión" o eco sería más correcto.


La reverberación

Si en lugar de realizar dicho experimento al aire libre lo hacemos en un lugar cerrado, con pocos muebles y sin cortinas ni alfombra, entonces la onda sonora reflejada se volvería a reflejar con las otras paredes, con el piso y con el techo, y se seguiría reflejando y atenuando una y otra vez hasta que ya casi no se percibiera. Este conjunto de reflexiones muy rápidas es lo que forman la "reverberación". El efecto de la reverberación es típico dentro de las catedrales e incluso dentro de algunos cuartos de baño o casas deshabitadas. La ausencia de muebles con tela o cortinas hace que las ondas sonoras reflejadas se mantengan durante más tiempo y den la sensación de que el sonido continúa.

Cámara reverberante.

Podemos decir entonces que la reverberación está formada por un conjunto de ecos muy rápidos. La reverberación y ecos nos permiten apreciar en sonido ambiente de un lugar. Nuestro oído es un especialista en escuchar detalles de ecos y reverberación de distintos lugares y, así, saber si se trata de un lugar grande, pequeño, cerrado, etc. Esto es lo que marca una gran diferencia al grabar en un estudio casero o en uno profesional, por ejemplo; también nos explica la diferencia del tratamiento acústico de una sala de conciertos y el de un auditorio, o el de un cine y una sala de conferencias.

Todos estos puntos son vitales en el proceso de grabación, sonorización y mezcla, nos ayudan a recrear ambientes sonoros más realistas o tener lugares con acústica más controlada. Cada recinto requiere de cierta cantidad de eco y reverberación según su aplicación, y esto es tema concerniente al especialista en acústica.




0 comments:

Post a Comment